Memoria Histórica

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Banner
Memoria Histórica

FRANQUISMO S.A

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

En el archivo del diario ABC hay una fotografía del Valle de los Caídos con una anotación en el reverso, en la que se advierte de la necesidad de borrar el cartel de la constructora Huarte que aparece en la imagen. La rúbrica es un perfecto ejemplo para ilustrar cómo las grandes empresas españolas intentan borrar, con la connivencia de los medios de comunicación y los gobiernos de esta democracia, los vestigios de la instrumentalización que hicieron del franquismo para construir su imperio económico. Algunas empresas que cotizan en el IBEX 35, como Gas Natural, OHL o Iberdrola, se lucraron con la represión y el modelo autárquico que impuso el dictador y, a día de hoy, siguen sin reparar a las víctimas.

La Marea / ANTONIO MAESTRE / 20-11-2014

Unión Fenosa nació de la expropiación forzosa de la empresa de un represaliado republicano.

Las empresas obtuvieron beneficios de distintos modos: algunas usaron mano de obra forzada, otras se aprovecharon de la represión de sus competidores por pertenecer al bando republicano y otras,simplemente, se lucraron gracias a la cercanía con Franco cuando el régimen efectuó su inmensa obra pública: el Valle de los Caídos. Además, el franquismo propició unas condiciones laborales muy ventajosas para las empresas, ya que no existía el sindicalismo ni se podían negociar unas condiciones salariales y de trabajo dignas.

Una muestra del funcionamiento de esta red clientelar es la carta enviada a Franco el 25 de mayo de 1970 por Pedro Barrié, dueño de Fuerzas Eléctricas del Noroeste (FENOSA) y del Banco Pastor, para que intercediera ante el Ministerio de Hacienda, que ponía dificultades a su empresa ASTANO (Astilleros y Talleres del Noroeste). Barrié se quejaba ante el caudillo de que no se le permitía al Banco Pastor apoyar económicamente a su astillero y planteaba que las únicas opciones que le quedaban era la mediación del dictador ante Hacienda o, en su defecto, la intervención estatal a través del Instituto Nacional de Industria o los astilleros públicos. La misiva, a la que ha tenido acceso La Marea, concluye de este modo: “Espero que, como todos los años, si usted me lo permite, pueda visitarlo este verano en el Pazo de Meirás. Recordaremos nuestros muchos años de amistad y podré reiterarle mi inquebrantable lealtad y afecto”.

Según Javier Pueyo, profesor de la Universitat Pompeu Fabra, la clase empresarial española encontró un hábitat idóneo para poder desarrollarse sin la competencia. El periodo más intenso de esta oligarquía monopolística ocurrió en los años 50 cuando, tal y como explica el historiador en su artículo Las relaciones entre las empresas eléctricas y el Estado franquista, “se dieron unas condiciones extremadamente favorables consistentes en la altísima protección exterior, una fuerte intervención estatal, defensa de la industrialización acelerada y una financiación inflacionista”. Este tipo de organización económica dotaba de privilegios y favores a los empresarios más afines y cercanos al régimen de Franco. De esta relación de favores surgió una oligarquía con la que se forjaron grandes imperios y empresas de las que beben muchas corporaciones que cotizan hoy en el IBEX 35. El artista Luis Quintanilla, en una conferencia en Nueva York en 1938 desde el exilio, explicaba esta simbiosis del siguiente modo: “El fascismo no es ni más ni menos que la burguesía armada contra el proletariado”.

Gas Natural Fenosa

La empresa que mantiene como consejero al expresidente del Gobierno Felipe González nació en el año 2009 de la fusión de Gas Natural y Unión Fenosa. Esta última empresa se creó en el año 1982 como resultado de la unión de otras dos, FENOSA y Unión Eléctrica Madrileña. El dueño de FENOSA, Pedro Barrié, amplió su fortuna ayudado por la cercanía con el dictador y como recompensa tras haber sido uno de los grandes financieros de la Guerra Civil para el bando nacional. Como ejemplo de este vínculo sirve la concesión del Condado de Fenosa al empresario por parte del dictador en el año 1955 en agradecimiento por los servicios prestados en general y, en particular, por la cuestación popular que Pedro Barrié hizo para regalarle el Pazo de Meirás, que todavía ocupan los Franco para su asueto canicular.

 

VÍCTIMAS DE FRANCO RECURRIRÁN POR PRIMERA VEZ A LA VÍA CIVIL PARA PEDIR UNA EXHUMACIÓN DEL VALLE DE LOS CAÍDOS

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

Purificación Lapeña presentará el próximo jueves una demanda reclamando la exhumación de los cuerpos de su abuelo y su tío abuelo, fusilados durante la Guerra Civil.

La defensa alega que la ONU declara el deber de restituir a las víctimas y es innegable que los familiares de Lapeña no han tenido oportunidad de ser compensados por el daño sufrido.

infolibre.es / 18-11-2014

El Valle de los Caídos. VICTOR LERENA

Purificación Lapeña presentará el próximo jueves, 20 de noviembre, una demanda por la vía civil en los Juzgados de Primera Instancia de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) reclamando la exhumación del Valle de los Caídos de los cuerpos de su abuelo y su tío abuelo, fusilados durante la Guerra Civil.

La demanda, a la que tuvo acceso Europa Press, invoca la doctrina del Tribunal Supremo que ofrece a los familiares de las víctimas del franquismo la posibilidad de acogerse a la jurisdicción civil para identificar los restos mortales, regularizar su situación y darles "digna sepultura". El abogado de Lapeña, Eduardo Ranz, solicita que el juzgado autorice la exhumación con el auxilio de técnicas del Instituto Nacional de Toxicología y la ayuda de expertos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, universidades u otros organismos.

Demanda la recuperación y entrega de los restos humanos a la familia de las víctimas para su debida inscripción en el Registro Civil y pide que se promueva un expediente de 'informaciones para la perpetua memoria' regulado en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Deber de restituir a las víctimas

La defensa alega que la ONU declara el deber de restituir a las víctimas y es innegable que los familiares de Lapeña no han tenido oportunidad de ser compensados por el daño sufrido. "Asesinatos, detenciones ilegales y secuestro con fecha del 27 de julio de 1936 y el 20 de octubre de 1936, encontrándose las víctimas a día de hoy en una situación perpetuada en el tiempo y que es necesario poner fin", destaca.

Lapeña, que agotó la vía penal, explica en su escrito que su abuelo Manuel Lapeña era veterinario y su tío abuelo, Antonio Ramiro Lapeña, era herrero cuando desaparecieron en 1936. Su "único delito" fue fundar la CNT en la localidad zaragozana de Villarroya de la Sierra. Tras ser ejecutados aquel año, los restos mortales de sus familiares fueron trasladados al Valle de los Caídos por orden del Ministerio de Gobernación en 1959. La demandante pide que se constate la muerte violenta y se proceda a identificarlos y entregarlos a la familia para que los puedan enterrar donde deseen.

 

UNA LISTA PARA SABER QUE VIVÍAN

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

Un listado de vecinos de la montaña central que realizó Socorro Rojo Internacional es el único consuelo para algunas familias de los desaparecidos en el frente norte republicano.

Diario de León / MANUEL C. CACHAFEIRO / 16-11-2014

Trincheras en el alto de Fontañán, en el municipio de Pola de Gordón, una zona clave del frente en la provincia de León. - dl / archivo constantino suárez

Nunca quiso hablar. Ni siquiera cuando la democracia se abrió paso y ella era ya anciana. Había pasado mucho tiempo. El miedo inicial dio paso a un ejercicio vital de renuncia y generosidad para que sus hijos nunca crecieran con el odio como ideal, pese a todo lo que había sufrido en silencio. Y con lo que pasó, con lo que sabía, se fue a la tumba. Con el deber cumplido de haber sacado adelante lo que le quedó de familia.

Es una historia real. En la balanza de la sinrazón, los desaparecidos de la Guerra Civil añaden la crueldad de no tener ni un número de identificación. Padres, hermanos o maridos de los que nunca han encontrado nada. Ni su fosa, ni sus restos... Ni tan siquiera un simple papel de su alistamiento o de la sentencia que les condenó a muerte.

Siete décadas después de aquella contienda, algunas familias de desaparecidos de la Montaña Central han encontrado algo, un escrito a máquina que adquiere una dimensión distinta cuando de alguna manera se constata lo que pudo pasar. Es un listado de Socorro Rojo Internacional en el que se documenta una fecha en la que aún estaban vivos, quizá ya en la antesala de ir al frente. «Es un consuelo, pero nos queda todo por saber», señala el nieto de una de esas familias.

El 13 de julio de 1937, una comisión de esta organización que quiso imitar el papel de la Cruz Roja desde la Internacional Comunista realizó un recuento de vecinos, la mayoría militantes de UGT, por los pueblos de Gordón. El documento fue localizado en Santander y se conserva en el Centro de la Memoria Histórica de Salamanca.

Poco antes, el 21 de marzo de 1937, Franco firmó la orden para atacar el llamado Frente Norte. Tras la batalla de Guadalaja y a la espera de la gran ofensiva final sobre Madrid, el objetivo del bando sublevado mediada la Guerra Civil fue acabar con uno de los grandes reductos republicanos, y especialmente en el sector comprendido entre La Vecilla y San Pedro de Luna, hoy bajo las aguas del pantano. Lo que se conoce como Montaña Central, que dominaba las vías de acceso a Asturias por los puertos de Pajares y Piedrafita, y que fue uno de los focos que más resistió ante el avance de los nacionales.

Encargada la misión al general Aranda, la ofensiva del mes de septiembre de ese mismo año fue brutal y acabó con cientos de muertos, sobre todo en Peña Laza, cerca de Rodiezmo, en el municipio vecino de Villamanín. Se apoyó con aviones procedentes de La Virgen del Camino y en menos de un mes las tropas franquistas alcanzaron Gijón. «Esta victoria en el Norte fue decisiva para el triunfo final de los sublevados», explica Irene García Lino en su estudio sobre la represión franquista en la Montaña Central, publicado por la Universidad de León. «En primer lugar, consiguieron tener un solo frente unido desde los Pirineos hasta la costa del sur de Granada, por lo que no tenían necesidad de dispersar unidades y, por otro lado, esta zona astur-leonesa era muy rica en mineral de hierro y carbón».

Santa Lucía, Ciñera... Gordón era, y es todavía, una zona de extracción de carbón. La aparición de ese listado de Socorro Rojo Internacional no reabre ninguna línea de investigación, salvo su importancia como documento personal de que, hasta ese 13 de julio de 1937, sus familiares vivían. Son en total seis folios a los que ha tenido acceso este periódico, con una columna para los nombres y apellidos, otra para el número de hijos, otra tercera para las edades de los pequeños y un epígrafe más para la afiliación a UGT en la inmensa mayoría de los casos.

«La parte de la provincia de León que tiene más fosas por buscar es precisamente el norte. La primera fosa que vamos a buscar por ahí está en Santa Lucía. Y después buscaremos otra en Canseco», anuncia Emilio Silva, de la asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Según datos de esta organización, en España hay 114.226 personas con nombres y apellidos que desaparecieron en la Guerra Civil. «Es la que está documentada, pero son más porque muchos no han dejado un rastro documental donde podamos computarlos cómo desaparecidos o saber si existieron. Los que no tienen familia porque se exilió o se extinguió o los miles de deslocalizados. Hasta ahora se han exhumado 2.300 pero muchas familias no saben que sus seres queridos fueron asesinados allí y eso sólo podría resolverse con un banco de ADN, algo para lo que las asociaciones no tenemos recursos», explica Silva. 

Balance en León

En los 14 años de actividad de esta asociación que nació en el Bierzo, se han exhumado en la provincia de León alrededor de 60 fosas, en las que se han encontrado unos 200 cuerpos.

«Todas las historias son terribles, no sólo por haber perdido a un ser querido y no poder elaborar un duelo adecuado. Después tuvieron que convivir con casi cuatro décadas de una dictadura terrible que nunca dejó de vigilarlos ni de castigarlos. Por poner un ejemplo, el ultimo exhumado de la asociación en Villalibre de la Juridicción. Murió escondido en su casa y su familia tuvo que enterrarlo a escondidas en su sótano», se lamenta Silva.

Otras organizaciones también ofrecen ayuda a las familias y mantienen sistemas de búsqueda, sobre todo en Internet. Pozo Grajero, Aerle... Esta última, la Asociación de Estudios sobre la Represión en León, fundada y dirigida hasta su muerte por María Encina Cendón, conserva 60.560 documentos y 36.160 archivos. Un largo e intenso trabajo de años que, para muchos familiares, aún no resuelve su interrogante vital.

El Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, aparte de polémicas sobre los papeles de Cataluña, conserva una gran documentación sobre la Guerra Civil y ofrece un servicio de búsqueda para los familiares. Es necesario que faciliten el mayor número de datos sobre la persona desaparecida -nombre y apellidos, dónde combatieron qué saben de ellos...- y lo envíen a la dirección de correo electrónico Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ».

En muchos casos, como en el de la familia citada al principio del municipio de Gordón, no hay referencias, salvo el listado de Socorro Rojo Internacional (SRI), que ya se lo han enviado desde Salamanca.

Fundada por la Internacional Comunista en 1922, en la Revolución de Octubre se hizo fuerte para ayudar a las víctimas de la represión. «Durante la Guerra civil española, el escritor Joaquín Arderíus fue el presidente de la organización antes de exiliarse a Francia y México. Sus principales actividades consistieron en ayudar a los niños con comida en la zona republicana y aportar bibliotecas a los soldados. Contribuyeron también creando 275 hospitales, ambulancias, campañas de higiene dental... La insignia del Socorro Rojo consistía en una S detrás de las rejas de una prisión», explica el historiador Eduardo Montagut.

«Aunque empezamos los nietos, es una cuestión intergeneracional y ya se han sumado los bisnietos. Esta cuestión nos la dejó en herencia la generación de la Transición y nosotros, que somos una generación educada, con algo menos de miedo, hemos tomado la responsabilidad sobre nuestros hombros», añade Emilio Silva, que insiste en denunciar el parón de los últimos años por la falta de ayudas: «Tenemos un deber categórico que es reparar las violaciones de derechos humanos de la dictadura y crear una cultura política de los derechos humanos», añade.

Sin resolver

Por lo que se ve, todavía el problema de las fosas y los desaparecidos en España no está superado. «Este problema existe todavía porque ningún Gobierno desde que murió Francisco Franco ha tenido voluntad política para arreglarlo. Si comparamos el trabajo que hemos hecho las asociaciones en estos años es fácil deducir que un Estado con recursos económicos y académicos como el español puede solucionar esto y cumplir sus deberes en cuestión de derechos humanos. Pero la dictadura duró mucho tiempo y todavía vivimos sus consecuencias en el terreno judicial, académico o político; este país ha estado gobernado desde que murió Franco por una élite vinculada a la élite de la dictadura y de esa estructura social nace la falta de solución a este problema», resume este responsable de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, surgida a raíz de la exhumación de una fosa común en Priaranza del Bierzo en la que se encontraron los restos de 13 republicanos, entre ellos su abuelo. «El horror y el terror que vivieron los desaparecidos y sus familias debe ser la semilla de una sociedad más humanitaria», es su deseo.

 

BUSCAN EN TERRENOS DE LA VASCO RESTOS DE REPRESALIADOS FUSILADOS EN EL AÑO 37

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 

Las labores se centran en la línea de baldes, utilizada para trasladar a las víctimas.

Diario de León / BARRIO PLANILLO / 18-11-2014

Una excavadora realiza la búsqueda de restos ante la atenta mirada del equipo de la ARMH. - planillo

Varios miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), realizaron durante la jornada de ayer la búsqueda de los restos de varios hombres fusilados en la localidad gordonesa a finales de octubre del año 1937. Durante casi siete horas una máquina excavadora realizó distintas catas en el paraje próximo al colegio Maristas Santa Bárbara, con la atenta mirada de un equipo de la ARMH, que están convencidos de que «en esta zona, y según la información recibida de familiares y vecinos de Santa Lucía, existen restos de varios hombres fusilados en el año 37».

El equipo de investigación tiene como referencia la llamada línea de baldes, desde la que se transportaba el carbón de la mina hasta un cargadero, y que aprovechándola por entonces en el año 37 también transportaban los cuerpos de los fusilados que regresaban del frente. El presidente de la ARMH, Marco González, apuntó que «aunque esta línea de baldes desapareció en los años 80 deja un rastro de polvo negro, por lo que puede haber todavía esperanzas que durante la jornada de mañana aparezcan restos de las personas asesinadas, ya que además familiares y vecinos de la localidad de Santa Lucía han insistido en que en esta zona hay posibles represaliados, por lo que hemos decidido continuar las labores», señaló.

Diez años de estudio

Esta actuación de investigación viene de un largo proceso de más de diez años recopilando datos, y precisamente la biznieta de uno de los fusilados, minero de profesión y que fuera alcalde pedáneo de Santa Lucía durante la República, aseguró que «lo único que queremos es poder sacar los restos y juntarlos con los de mi bisabuela para olvidarnos de este asunto que llevamos arrastrando toda una vida para que se haga público el reconocimiento de que lo mataron y para que podamos tener un certificado de defunción que se nos ha negado hasta ahora». En este sentido, reconoce que «no sabemos lo que nos vamos a encontrar, ya que existen rumores de que hay muchos hombres más, en esta zona». Eutiquio Ugidos y Blas Llanos son dos de las personas cuyos restos se intentarán localizar con mas certeza, y también otro compañero según las indicaciones que se han apuntado, en el campo de actuación que son terrenos de empresa minera de La Vasco.

 

"AHÍ ABAJO EN LAS FOSAS NO HAY OBJETOS NI METATARSIANOS, SINO DIGNIDADES"

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 

Francisco Etxebarría Antropólogo forense.

Etxebarría advierte de que «hay mucho por hacer» en la memoria histórica y augura que todos los partidos (incluido el PP) la incluirán en su programa.

larioja.com / E. SÁENZ / 16-11-2014

Etxebarría, ayer en Logroño. / J.R.

Icono a pie de campo de la recuperación de la memoria histórica y participante en la exhumación de fusilados riojanos en Altable, La Pedraja o Montenegro, Francisco Etxebarría (Beasain, 1957) recaló ayer en Logroño invitado por 'La Barranca' para relatar su experiencia e instar a más implicación.

¿Son las exhumaciones una necesidad ética o histórica?

Básicamente, ética. Los contenidos históricos son perfectamente conocidos y están acreditados en una dimensión científica. Las exhumaciones no tratan de explicar la historia sino el presente; dar respuesta a los afectados que son los familiares que no acuden a congresos ni leen tesis doctorales, porque no les corresponde, y sin embargo merecen saber qué pasó.

«Las exhumaciones refuerzan los valores democráticos; el que no lo ve así es que no está entendiendo nada»

¿Cuánta dignidad hay enterrada en cada fosa que se abre?

Toda. No se puede devolver la dignidad a quienes nunca la perdieron, aunque intentaron arrancársela. Ahí abajo no nos encontramos objetos ni metatarsianos, sino dignidades. Queda una enorme tarea en este sentido y en dimensiones que se me escapan. Estoy pensando, por ejemplo, en esas inscripciones que nos encontramos en las celdas de presos republicanos que están contando ahí su historia y nadie ha rescatado todavía de una manera seria.

¿Ha sido suficiente la Ley de Memoria Histórica del 2007?

Es una ley necesaria pero, como así nos pareció desde el primer día, insuficiente. Todos, incluido yo mismo, podíamos haber sido más exigentes. En cualquier caso, ha habido muchos avances, especialmente en el apartado documental. Antes había profesionales de la archivística que nos negaban el acceso a legajos en aras de algo sorprendente: prejuzgándonos a nosotros y nuestras intenciones. Falta mucho por hacer. Sobre todo en la plano judicial, pero también en el administrativo. En un estado con gobiernos centrales, autonómicos y locales, lo fácil es echar la culpa a Madrid. Sin embargo, hay que mirar más cerca y preguntar al señor alcalde o concejal qué está haciendo o dejando de hacer en este sentido.

¿Por qué hay tanto miedo?

Los que perdieron la guerra civil tuvieron que olvidarse de todo y guardar silencio para protegerse porque tras ella llegó una dictadura a la cual algunos llaman el régimen anterior. Quienes sufrieron robo, expolio o muertes han visto cómo en democracia no se ponían los mecanismos para resarcirles cuando en otros países sí era factible. Es posible que se estén haciendo tareas de búsqueda de españoles que lucharon en la División Azul en el frente soviético. Me parece perfectamente pertinente, pero si eso es posible en el siglo XXI, ¿por qué no se puede también sacar al hermano, al tío o al abuelo que están enterrados a escasos cien metros de nuestra casa?

¿Impulsaría la memoria histórica un cambio del gobierno?

Estoy seguro de que en lo sucesivo todos los partidos van a incluir en sus programas contenidos de memoria histórica, incluido el PP. Sucederá igual que como el medio ambiente, que se ha incorporado a la agenda política aunque al principio mucha gente se rio sin darle valor.

¿Por convicción o afán electoral?

Por el sentimiento de recuperar lo sucedido hace décadas. Es una cuestión al alza; en nuestro caso hemos pasado de estar solos en actuaciones en las que no aparecían ni los sindicatos ni representantes políticos a ver casi el efecto contrario. No deben venir para darnos un aplauso a nosotros, que somos técnicos, sino por una cuestión cívica que refuerza los valores democráticos. El que no lo vea así es que no está entendiendo absolutamente nada.

 


Pág. 1 de 20

Donaciones

Síguenos

  • Facebook: Facebook
  • YouTube: Youtube
  • Twitter: Twitter
  • Google Reader: Google +
  • Flickr: Flickr

Tienda de la memoria

Mapa de la memoria


Ver Memoria en un mapa más grande

Destacado

Diez años agujereando el olvido, el silencio, la niebla con la que la dictadura quiso cubrir sus terribles crímenes, los más atroces que pueden cometer algunos seres humanos.

Diez años reapareciendo, recuperando, desolvidando. ayudando a regresar a los desaparecidos, a las desaparecidas, a los que fueron secuestrados, asesinados y abandonados.

Diez años de esfuerzos de mucha gente, de muchos lugares, de testigos que comparten su memoria para señalar cunetas, parajes, espacios en los que las fosas esconden su secreto.

Diez años para aprender, para saber, para conocer la dimensión criminal del franquismo, para entender por qué tuvieron que callar, por qué portaron hasta el presente, en silencio, la memoria que los hacía testigos de delitos atroces, que los amenazaba.