Memoria Histórica

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Banner
Memoria Histórica

RECOMENDACIONES AL ESTADO ESPAÑOL DEL GRUPO DE TRABAJO SOBRE LAS DESAPARICIONES FORZADAS O INVOLUNTARIAS

E-mail Imprimir PDF

ARMH / 30-07-2014

1.    El Grupo de Trabajo invita al Gobierno de España a que, en un plazo de 90 días a partir de la fecha de presentación de este informe, presente un cronograma en el que se indiquen las medidas que se llevarán a cabo para implementar las recomendaciones del Grupo de Trabajo, las fechas previstas para aplicar cada una de estas medidas y las fechas en las que se tenga previsto concluir con el cumplimiento a las recomendaciones.


Consejo de Derechos Humanos
27º período de sesiones
Tema 3 de la agenda
Promoción y protección de todos los derechos humanos,
civiles, políticos, económicos, sociales y culturales,
incluido el derecho al desarrollo

Informe del Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias.

Adición, Misión a España

 

 

 

Enlace: http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/HRC/RegularSessions/Session27/Documents/A-HRC-27-49-Add1_sp.doc

 

UN SINDICATO NORUEGO FINANCIA LAS EXHUMACIONES DE MEMORIA HISTÓRICA EN ESPAÑA

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

Los electricistas nórdicos de Elogit donan 6.000 euros tras conocer que muchos de los represaliados fueron sindicalistas españoles.

"Les llama la atención que sea un movimiento civil de asociaciones el que esté buscando a los desaparecidos", cuenta el vicepresidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Marco González.

eldiario.es / ELENA CABRERA / 27-07-2014

Aparecen las botas de Perfecto de Dios durante su exhumación en Chaherrero (Ávila). Foto: Óscar Rodríguez (ARMH)

La víctimas del franquismo no son víctimas, es el mensaje que transmiten las instituciones. Cerradas las otras puertas, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) opta a las subvenciones para las asociaciones de víctimas del terrorismo y la Administración les contesta que "no representan a ninguna víctima del terrorismo". Empresas funerarias meten el cazo en las excavaciones en cementerios municipales y envían facturas a los familiares de asesinados. Los ayuntamientos interpretan exhumaciones como "trabajos arqueológicos" y piden miles de euros a los descendientes. El Estado ni está, ni se le espera, en la recuperación de las víctimas de la Guerra Civil y la represión franquista.

El verano es temporada alta para la búsqueda de abuelos, tíos o bisabuelos desaparecidos durante 70 años, debido al carácter voluntarista de este trabajo, donde forenses, arqueólogos o activistas aportan su trabajo durante las vacaciones. Todo lo demás –excavadoras, gasolina, pruebas de identificación– se paga con pequeñas aportaciones de socios o vía crowdfunding, como la que tendrá lugar el 21 de julio en el Monte de Estépar (Burgos).

Una aportación inesperada les ha "arreglado la campaña de exhumaciones de este año" explica Marco González, vicepresidente de la ARMH. 6.000 euros donados por el sindicato noruego de electricistas Elogit que cubrirá los gastos de, al menos, cuatro excavaciones: Murias de Rao en Lugo, Canseco en León, Alcalá del Valle en Cádiz y la que se ha realizado este pasado fin de semana en el pueblo abulense de Chaherrero.

Solidaridad sindical

Nunca antes esta asociación memorialista había recibido una donación extranjera considerable, exceptuando los 400 euros del anecdótico caso del ofendido turista alemán hospedado en el Parador de León. "Una cantidad de cuatro cifras nunca la hemos tenido y menos de un sindicato" recalca González, aunque recuerda que algún sindicalista con cargo medio, a nivel particular, sí ha donado.

En un encuentro intersindical organizado por la Confederation Syndicat European Trade Union (ETUC), los noruegos Elogit, que cuentan con 15.000 afiliados, mostraron a CCOO y UGT su interés por la historia del sindicalismo en España, de igual manera que se han preocupado por conocerla en otros países. Las organizaciones sindicales españolas les explicaron la represión contra socialistas y sindicalistas en la retaguardia.

"Les llama la atención –explica Marco González en conversación telefónica de camino al pueblo de Ávila donde van a proceder a la exhumación– que sea un movimiento civil de asociaciones memorialistas el que busca a los desaparecidos, muchos de ellos, por supuesto, sindicalistas desde 1936 y hasta 1950".

Una delegación de más de dos docenas de personas viajaron de Oslo a Madrid para conocer a un grupo de la ARMH y escuchar de primera mano cómo desentierra, palada a palada, la historia negra de España. Tras la charla y la proyección preguntaron cómo podían ayudar. "Pues hombre, desde aportar vuestras manos al pico y la pala hasta lo que queráis" recuerda González que les contestaron.

Reprivatización histórica

La asociación, con sede en Ponferrada, presentó al sindicato nórdico un proyecto de entre tres y cinco pequeñas exhumaciones que podrían realizar en los próximos meses. Elogit les comunicó que, tras haberlo votado en asamblea, les enviaban una donación de 50.000 coronas (6.000 euros). "Mucho dinero para nosotros, sirve para cubrir hasta pruebas de ADN" aclara González, que ha visto a su asociación partir de la nada, ser arropada por los fondos del Ministerio de Presidencia tras la Ley de Memoria Histórica y volver de nuevo a la nada actual.

" Este año no hemos tenido ayuda de ningún tipo y nos hemos presentado a todas las subvenciones posibles, incluso las europeas, donde hemos quedado bien puntuados pero a las puertas. Lo que tenemos ha sido gracias a nuestros socios, las aportaciones voluntarias y los donativos" aclara el vicepresidente de la ARMH.

Ante esta situación de desamparo y olvido, Elogit se está poniendo en contacto con otros sindicatos noruegos para conseguir más fondos y proseguir los trabajos de rescate del reciente pasado violento español, lo cual abre una nueva y sorprendente vía de financiación para la recuperación memorialista.

La resistencia guerrillera

La ARMH realizó el 19 de julio la exhumación del guerrillero gallego Perfecto de Dios Fernández, tiroteado por la Guardia Civil el 16 de mayo de 1950 en Chaherrero (Ávila), con la guerra ya terminada.

En el verano del 47, el Ejército Guerrillero de Galicia había ampliado su lucha armada contra la dictadura de Franco más allá de la provincia de A Coruña, y se habían creado nuevos grupos en su avance hacia la capital. Pero el grupo acabó por descomponerse entre finales del 48 y principios del 49, y los que no fueron detenidos huyeron hacia el sur, como es el caso de Perfecto.

Aquel día del año 1950 se produjo un tiroteo entre cuatro de estos guerrilleros antifranquistas gallegos y los guardias, en el que falleció De Dios y fue detenida su madre, Carmen Fernández.

Fue su hermano, el también guerrillero Camilo de Dios, quien solicitó a la asociación ayuda para localizar los restos de Perfecto. La investigación en los archivos militares ayudó a localizar el lugar de enterramiento: la parte trasera del cementerio del pequeño pueblo abulense.

 

LOCALIZADAS LAS 4 PRIMERAS FOSAS COMUNES EN EL MONTE DE ESTÉPAR

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 13
MaloBueno 
Primer día de trabajo y primeros resultados. Ayer mismo se localizaron y delimitaron las cuatro primeras fosas comunes en el monte de Estépar, el emblemático paraje en el que se cree que está enterrado el compositor burgalés Antonio José, su hermano Julio, maestro y periodista, y algunas personalidades como Francisco Ayala y Fernando Sánchez, padres respectivamente de los escritores Francisco Ayala y Sánchez Dragó, además de políticos y sindicalistas.
 
Diario de Burgos.es / I.P. / 22-07-2014
 

El forense Francisco Etxeberria (d) observa como se va delimitando las fosas localizadas. Miguel Ángel Valdivielso

Junto a ellos, se calcula que puede haber enterradas entre 300 y 400 víctimas de la represión franquista. Durante la semana se seguirán localizando más fosas y comenzarán los trabajos de exhumación con los restos que queden al descubierto -a última hora algunos cuerpos se hicieron ya visibles-.
 
Esta primera jornada suscitó el interés de familiares que se acercaron para seguir la labor que lleva a cabo un equipo multidisciplinar de 20 personas -alumnos de Historia de la UBU, de la Autónoma de Madrid y de Aranzadi- dirigidos por el arqueólogo Juan Montero, de la Coordinadora para la Recuperación de la Memoria Histórica, el antropólogo forense Francisco Etxeberria, de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, y el antropólogo social Ignacio Fernández de la Mata, de la UBU.
 
Este equipo no ha ido a ciegas al monte de Estépar; las prospecciones con georadar realizadas en 2012 y los sondeos arqueológicos del verano pasado permitieron verificar la existencia, al menos, de dos fosas con restos óseos humanos en la zona más próxima a la carretera de Estépar a León.
 
Aquí se centraron los trabajos de ayer. Según explicó Montero, las fosas localizadas están situadas de forma paralela y se concentran en un sector de 40x20 metros. Estas delimitaciones son las que darán las pistas sobre cuántos restos puedan contener cada una. Ayer se recogieron en la zona algunos casquillos de fusiles y restos óseos.
 

MARÍA MARTÍN, UNA ANCIANA ANTE LAS TOGAS

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

Fue la primera víctima del franquismo en declarar ante el Tribunal Supremo.

Ha muerto sin lograr recuperar los restos de su madre.

El País / NATALIA JUNQUERA / 25-07-2014

María Martín, retratada ante la fosa de su madre para el documental "El silencio de los otros", de Almudena Carracedo y Robert Bahar. / ALMUDENA CARRACEDO

Fue la primera víctima del franquismo en declarar ante un tribunal. El escenario no era el que había imaginado, porque el juez al que había pedido ayuda era aquel día el acusado, pero el juicio contra Baltasar Garzón por su investigación de los crímenes de la Guerra Civil y la dictadura permitió a María Martín denunciar ante las togas del Supremo: “A mi madre la mataron en 1936 con 27 hombres y tres mujeres...”.

Era 1 de febrero de 2012. Tenía 81 años. Ha muerto esta semana, a los 83. Un problema de salud la hacía hablar en susurros con una voz ronca en la que cada palabra parecía un esfuerzo descomunal. Con esa voz angustiante, vestida de luto, resumió en 13 minutos aquel día ante el Supremo la triste historia de su vida.

Era la primera vez que les tenía delante, pero ya se había dirigido a los jueces por carta para explicarles por qué había acudido a la justicia: “Desde que mataron a su mujer hasta el 29 de marzo de 1977 en que murió, mi padre solicitó en Pedro Bernardo (Ávila) que le dejaran recoger los restos de mi madre, pero la única respuesta que recibió fue: ‘Tú te la llevarás al cementerio cuando las ranas críen pelo. No andes molestando no vayamos a hacer contigo lo que hicimos con ella’. Si fuera la madre de cualquiera de ustedes, habrían movido cielo y tierra para recoger los restos”, les escribió María. “Con todo mi dolor les envío un saludo de esta mujer que sigue esperando que las ranas críen pelo”, se despedía.

Tenía seis años, una hermana de 12 y otra de dos cuando fusilaron a su madre, Faustina. Antes de matarla, los falangistas le habían rapado la cabeza. “Todo menos un mechón en la coronilla que le ataron con un lazo rojo antes de hacerle pasear por el pueblo con un grupo de mujeres a las que habían hecho lo mismo”, recordaba. Su padre nunca se recuperó. María le siguió muchas veces hasta el lugar donde habían matado a su madre, y escondida, le veía llorar durante horas arrodillado en la tierra. “Agarraba un puñado de zarzas y tenía las manos tan duras de trabajar, que ni sangraba”, recordaba María. Su padre era segador. Su madre guisaba y limpiaba en casas de otros. “La mataron porque le pedían 1.000 pesetas, y no las tenía”, aseguraba su hija.

En el pueblo les hicieron la vida imposible. Había niños que la apedreaban cuando la veían pasar con su hermana y adultos que se divertían haciéndoles pasar un calvario que María se enorgullecía de haber logrado ocultarle a su padre, para que no sufriera más, y que describió por carta al juez Garzón muchos años después: “Nos llevaban atadas al cuartel de la Guardia Civil para obligarnos a comer aceite de ricino con guindillas. Un litro y 20 guindillas para las mujeres embarazadas y sin embarazar y para los niños como mi hermana, de 12 años y yo, de seis, medio litro y diez guindillas. Y yo me preguntaba: ‘¿Dónde está Dios?’ Porque este desaguisado lo hacían personas buenas de comunión diaria...”.

Al volver a su casa en La Ventura (Toledo) tras declarar aquel 1 de febrero de 2012 ante el Supremo, preguntaba: “¿Qué quieren? ¿Qué esperemos 75 años más?”. María, que decía que hubiera desenterrado a su madre de la fosa común “con las uñas” si hubiera podido, ha muerto esperando, sin haber logrado cumplir el encargo que su padre le había hecho antes de morir: intentar recuperar los restos de Faustina para enterrarles juntos. Pero hasta el último día estuvo peleando, pidiendo ayuda, y ni los años, ni los problemas de salud, ni los desengaños, lograron nunca que esta mujer menuda que siempre parecía exhausta se acomodara en la resignación.

 

NORUEGA CUMPLE EL SUEÑO DE CAMILO

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 6
MaloBueno 

Un exguerrillero antifranquista recupera los restos de su hermano gracias a un sindicato noruego que ha donado 6.000 euros para abrir fosas en España.

El País / NATALIA JUNQUERA / 21-07-2014

Camilo de Dios muestra una foto de su hermano fusilado antes de la exhumación. / ÓSCAR RODRÍGUEZ

Nunca se han visto, viven a 2.350 kilómetros y jamás han hablado, pero Camilo de Dios, exguerrillero antifranquista, gallego, de 83 años, le debe a Henning Solhaug, secretario del sindicato de electricistas noruego Elogit, de 62, el haber cumplido un deseo que ha ocupado toda su vida: recuperar los restos de su hermano, fusilado en 1950 y enterrado en una fosa en Chaherrero (Ávila). El sindicato, de 15.000 afiliados, decidió donar 6.000 euros a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) al conocer que el Gobierno español ha eliminado las partidas para la apertura de fosas del franquismo. La asociación ha destinado ese dinero a tres exhumaciones este verano; la primera, la del hermano de Camilo, Perfecto de Dios.

Camilo está muy emocionado. “Impresiona mucho ver los huesos. Cómo van desenterando los pies, la cabeza, las manos...Es una sensación agridulce, pero estoy muy agradecido por la solidaridad recibida”. Veinte voluntarios de la ARMH, como Carmen García-Rodeja y Marco González, se han desplazado a Chaherrero para arroparle, y vecinos del pueblo se acercaron a la fosa para llevar sillas y agua para todos, también para el equipo de arqueólogos, como René Pacheco, cuyo trabajo financia el sindicato noruego. “Les estoy inmensamente agradecido. Yo pedí ayuda al Ayuntamiento y al Gobierno, pero ha tenido que ser un país extranjero el que desentierre a nuestros muertos”.

Solhaug explica por qué el sindicato noruego decidió donar 6.000 euros a la ARMH. “El comité central del sindicato hizo una visita a España para estudiar el impacto de la crisis. La alta tasa de paro nos alarma, pero también la situación de las familias de los más de 100.000 desaparecidos del franquismo, cuya búsqueda, como ha dicho el grupo de trabajo de Naciones Unidas contra las desapariciones forzadas, no puede ser tarea de los familiares; Es una obligación del Estado. Entendemos que la lucha de estos guerrilleros no era solo para defender la democracia española, sino que formaba parte de la lucha contra el fascismo europeo, contra Hitler y Mussolini, y estos pocos euros pagan solo una pequeña parte de nuestra deuda con los republicanos españoles”.

Las botas que llevaba Perfecto de Dios cuando lo mataron. Tenía 19 años. / ÓSCAR RODRÍGUEZ

Perfecto de Dios tenía 19 años cuando lo mataron. Con su madre, Carmen Fernández, comunista, y otros dos guerrilleros antifranquistas había salido de los montes gallegos con la intención de llegar a Madrid y después, exiliarse. Pero en Chaherrero, donde habían parado para comprar comida, fueron detectados por la Guardia Civil, que abrió fuego contra el grupo. Perfecto cayó abatido a tiros y su madre no quiso dejarle. Los otros dos guerrilleros huyeron. Uno fue detenido poco después. Era 16 de mayo de 1950.

“Yo tenía entonces 16 años y estaba preso en El Dueso (Cantabria). Me enteré de lo sucedido por una carta de mi madre”, recuerda Camilo. Aquella fue la primera de las muchas cartas que se escribieron de penal a penal. Ambos estuvieron condenados a muerte, aunque finalmente les conmutaron la pena. “Los franquistas no miraban si eras menor o mujer. A mí me torturaron 59 días en el cuartel: te daban martillazos y cortes en las manos y en los pies, aún tengo las cicatrices... Me arrancaron las uñas...”, recuerda Camilo, que se ha sumado a la querella contra el franquismo que investiga la juez argentina María Servini de Cubría en Buenos Aires.  “Mi madre estuvo 13 años presa y yo diez”. Al salir de la cárcel, Camilo vivió una temporada en Madrid, hasta que le dijeron que podía volver a su casa, en Sandiás (Ourense). “Nos la habían quitado los falangistas, que luego la pusieron a la venta. Mi familia tuvo que volver a comprar su propia casa”.

Su madre murió en 1999, con 93 años. “Le hubiera encantado vivir este momento”, declara Camilo a pie de fosa, mientras ve a los arqueólogos recuperar los restos de su hermano. “Ahora voy a poder enterrarlos juntos en un cementerio. Perfecto ya no va a estar tirado en un camino, como hasta ahora. Como siguen tantos otros, por desgracia”.

 


Pág. 1 de 9

Donaciones

Síguenos

  • Facebook: Facebook
  • YouTube: Youtube
  • Twitter: Twitter
  • Google Reader: Google +
  • Flickr: Flickr

Tienda de la memoria

Mapa de la memoria


Ver Memoria en un mapa más grande

Destacado

Diez años agujereando el olvido, el silencio, la niebla con la que la dictadura quiso cubrir sus terribles crímenes, los más atroces que pueden cometer algunos seres humanos.

Diez años reapareciendo, recuperando, desolvidando. ayudando a regresar a los desaparecidos, a las desaparecidas, a los que fueron secuestrados, asesinados y abandonados.

Diez años de esfuerzos de mucha gente, de muchos lugares, de testigos que comparten su memoria para señalar cunetas, parajes, espacios en los que las fosas esconden su secreto.

Diez años para aprender, para saber, para conocer la dimensión criminal del franquismo, para entender por qué tuvieron que callar, por qué portaron hasta el presente, en silencio, la memoria que los hacía testigos de delitos atroces, que los amenazaba.