Memoria Histórica

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Banner
Memoria Histórica

LA ASOCIACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA CARGA CONTRA LA DEFINICIÓN "FRANQUISTA" DEL FRANQUISMO DE LA RAE

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 14
MaloBueno 
El nuevo Diccionario “ edulcora una terrible y violenta dictadura” e “insulta a las víctimas”.
 
ELPLURAL.COM / 17-10-2014
 

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ha criticado la definición de franquismo incluida en la nueva edición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua porque entiende que “insulta a las víctimas de la dictadura” y “niega los 114.226 civiles desaparecidos por la represión franquista”.

La definición de la RAE
La definición de franquismo, incluida en el nuevo Diccionario, como un “movimiento político y social de tendencia totalitaria, iniciado en España durante la Guerra Civil de 1936-1939, en torno al general Franco, y desarrollado durante los años que ocupó la jefatura del Estado”, no satisface a la asociación, que la tilda de “franquista”, y considera que “edulcora la explicación de una terrible y violenta dictadura”.

“Una definición franquista”
“El diccionario de la RAE mantiene una definición del franquismo que oculta la violencia de la dictadura y los numerosos crímenes cometidos por quienes planificaron, apoyaron y lucharon por el éxito del golpe de Estado del 18 de julio de 1936”, explica la asociación en un comunicado.

“Se oculta la naturaleza del franquismo”
Para la asociación de la Memoria Histórica “definir el franquismo como un movimiento de tendencia totalitaria es ocultar la naturaleza extremadamente violenta del régimen, las numerosas violaciones de derechos humanos, los 113.00 desaparecidos, los 500.000 exiliados, los 400.000 detenidos ilegalmente, las decenas de miles de desterrados, torturados, las miles de mujeres humilladas públicamente, los miles de ciudadanos expulsados de sus trabajos y de sus puestos en la administración por sus ideas o los miles de niños robados de los brazos de las presas republicanas y entregados a familias del régimen”.

La polémica que afectó a la Real Academia de la Historia
La ARMH estudia la posibilidad de denunciar a la Real Academia por atentar contra el honor de las víctimas de la dictadura.

Esta polémica recuerda otra parecida con el Diccionario Histórico de la Real Academia de la Historia, denunciado por historiadores y asociaciones de víctimas por describir el régimen de Franco como “autoritario, pero no totalitario”.

El Diccionario mostró a Franco, según denunciaron los historiadores, como un dirigente “católico, moderado e inteligente”, y se presentaba a figuras de la Historia reciente del otro bando y hechos históricos de manera sesgada.

 

 

 

DESENTERRANDO EL MIEDO AL PASADO

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 13
MaloBueno 

La recuperación de cuerpos enterrados en fosas comunes o al costado de cualquier carretera o en algún terreno a lo largo de toda la geografía española, durante la guerra civil española, es la ímproba tarea a la que se dedican los voluntarios de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).

ElReporter.com.uy / IARA BERMÚDEZ Y WALDEMAR GARCÍA / 16-10-2014

Meses atrás contactábamos con la ARMH con el objetivo de hacerles una entrevista en este viaje que estamos realizando por España para El Reporte. La semana pasada cuando nos volvimos a comunicar con el vicepresidente de la Asociación, Marco González, nos comentó que el sábado 11 de octubre realizarían la exhumación de los restos de una víctima del franquismo y que estábamos invitados a participar. El sábado pasado a las 10 de la mañana estábamos en Villalibre de la Jurisdicción, un pequeño pueblo de algo más de 200 habitantes, situado a la orilla del río Sil, en la comarca del Bierzo, Provincia de León.

Las cunetas de las carreteras de la zona están llenas de cadáveres enterrados durante la guerra civil que padeció España entre 1936 y 1939; la mayoría asesinados a sangre fría y enterrados en fosas comunes. Sin embargo en este caso la historia fue muy diferente. Este hombre llamado Claudio de 31 años de edad, cavó su propia tumba para que su familia lo enterrara cuando muriera. Pasados más de 70 años de los hechos, la historia llega a oídos de Lisardo, un vecino de la zona, que se enteró del caso a través de un amigo y pusieron a Orensio, sobrino de Claudio, en contacto con la AMRH para que se pudiera sacar a la luz estos hechos. Lisardo nos cuenta que la gente que vivió aquellos oscuros años de la dictadura tiene miedo de hablar y que aún hoy no se animan a hablar en voz alta de algunos temas, “pero nosotros queremos que se sepa lo que pasó y que salga todo a la luz”, nos explica.

Claudio volvió del frente, donde había defendido el bando republicano y poco después vinieron a buscarlo los nacionales. Él se escondió en el granero de la casa, una fría habitación sin luz, con solo una entrada, con el piso de tierra, donde se guardaban los aperos de labranza y las provisiones. En este sitio vivió los últimos meses de su vida, no se sabe cuántos, escondido como un topo, metiéndose dentro de un arcón cuando oía ruidos para evitar que lo descubrieran. Cuando vinieron a buscarlo, la familia se negó a reconocer que estaba en casa y los falangistas se llevaron a su hermano menor que tenía 16 años. Celia, sobrina y ahijada de la víctima nos cuenta la historia con emoción contenida, aunque se le escapan las lágrimas en algunos pasajes del relato.” Se lo llevaron a las afueras del pueblo, lo ataron a un árbol, le rompieron los brazos a machetazos, lo apuñalaron y le dieron un tiro de gracia. Su madre cuando oyó el tiro supo que lo habían matado y corrió con una manta para cubrirlo pero le dijeron si quería correr la misma suerte que su hijo, la cortaron el pelo y le ataron lacitos de colores en la cabeza antes de dejarla volver a su casa. A partir de entonces hubo que guardar el secreto de que Claudio estaba en la casa para evitar mayores represalias”.

Hasta que los forenses no estudien los restos no se sabrá con certeza si una afección pulmonar provocada por el frío o quizás una infección producida por una bala en la pierna hicieron que Claudio presintiera que su vida no sería muy larga y decidió cavar su propia tumba. “Su hermana Manuela, que servía en una casa de la cercana ciudad de Ponferrada durante la semana y venía los fines de semana al pueblo, se lo encontró muerto y lo enterró dentro del arcón que él había dejado preparado para su entierro”, comentó su sobrina.
René Pacheco, arqueólogo, director de las exhumaciones de la ARMH, muestra, una vez hecha la excavación, las marcas del pico utilizado por Claudio cuando cavó la fosa en la que sería enterrado. Casi 80 años después sus restos van a ser enterrados por su familia en un cementerio, pero seguirá siendo uno de tantos españoles que desaparecieron en la guerra civil y que no están registradas sus defunciones porque la justicia no se hace cargo ni del cuerpo, ni atiende denuncias sobre los cuerpos hallados porque se amparan en que han pasado 70 años y si hubiera delito habría prescrito. Nos cuenta Marco González el vicepresidente de la ARMH, que ponen una denuncia en el juzgado cada vez que hacen una exhumación, pero que siempre los juzgados se han inhibido y ellos pueden hacer con los cadáveres lo que quieran porque nadie les controla. “Da igual que sea un cadáver de la guerra civil o alguien que han asesinado hace 15 años y que no haya prescrito el delito, aquí no viene nadie y si tiramos el cadáver a la basura nadie nos diría nada”.

La ARMH ha desenterrado cerca de 1600 restos de víctimas del franquismo, y ha elaborado un informe detallado de cada una de las víctimas cuando ha sido posible identificarla. Hay casos, nos explica René Pacheco, en que es imposible identificar a las víctimas ya que en España no existe un banco de ADN de los familiares de víctimas y no hay con que comparar el ADN de los restos recuperados. Estos restos permanecen debidamente acondicionados y guardados en el laboratorio que la Asociación utiliza en el Campus de la Universidad de Ponferrada. Un laboratorio cedido por la Universidad ya que la ARMH no cuenta con recursos de ningún tipo y mucho menos con ayudas oficiales. Sólo durante la segunda legislatura del gobierno Zapatero recibieron una pequeña subvención pero que fue retirada en cuanto asumió el PP. Pero Pacheco no solo se lamenta de no recibir ayudas, tampoco su labor es aprovechada por la Universidad en la que trabajan, ya que los estudiantes jamás han pisado su laboratorio y tampoco llega a las aulas lo que pasó en la guerra civil, los estudiantes no saben que hay más de 100.000 víctimas enterradas a las orillas de las carreteras, no saben cómo fue el período de la guerra y mucho menos el de posguerra. La transición española borró el pasado reciente, lo escondió, se llevó a cabo una política del olvido en vez de una política de la memoria y hoy a casi 40 años de recuperada la democracia aún no se promueve desde el Estado la recuperación de la Memoria Histórica.
La ARMH y otras Asociaciones sin ánimo de lucro, que se autofinancian con los aportes de sus asociados y alguna donación altruista, hacen una gran labor. Su trabajo además es pedagógico, quien quiera acercarse a ver su trabajo puede hacerlo. René Pacheco explica paso a paso los trabajos que se van realizando para que todos los presentes: familiares, amigos, vecinos, prensa, sepamos la metodología que se emplea, por qué se hace de una manera y no de otra, qué es lo que van encontrando y cuáles son los pasos siguientes. A algunos niños que estaban por ahí y que no sabían muy bien que era lo que estaban presenciando les explicó quien estaba ahí y por qué estaba ahí.

Todos los trabajos que se realizan son voluntarios, nadie cobra por trabajar en la ARMH, ni los profesionales, ni los estudiantes, ni los administrativos. Tampoco se cobra a los familiares, los gastos ocasionados se sufragan con las cuotas que pagan los socios. El patrimonio más importante que tienen es la gente; la Asociación recibe muchas más peticiones de colaboración de las que pueden atender, muchísimas personas se ofrecen voluntarias para ayudar en los trabajos que se realizan, demostrando que a pesar de la política del olvido oficial, parte de la sociedad sí se interesa por saber la verdad y por restituir las víctimas a sus familiares y saber qué pasó con los miles de desaparecidos. Pacheco nos comenta que para colaborar no es necesario tener experiencia ni ser profesional, ellos mismos enseñan paso a paso lo que hay que hacer.

Hasta el día de hoy existe el silencio, el temor a la represalia y la herida abierta de no saber donde están los seres queridos, para poder darles un lugar digno en el cementerio, para miles de españoles. Han transcurrido varias décadas desde que sucedieron los hechos y el tiempo lleva las de ganar pues muchos de los enterrados ya no tienen familiares que los busquen pues ya han fallecido todos y no pudieron saber o contar como y donde estaban sus allegados.
La AMRH no es la única Asociación que se dedica a la recuperación de la memoria histórica en España, pero sí es una de las pioneras, comenzando sus trabajos en el año 2000. Los más de 1600 cuerpos recuperados avalan su trabajo profesional y es necesario que todos aquellos ciudadanos que puedan aportar datos para continuar buscando la verdad, y que se haga justicia, se acerquen a estas organizaciones.

 

EXPOSICIÓN: "EXHUMANDO FOSAS, RECUPERANDO DIGNIDADES" EN LA UNED ALZIRA-VALENCIA

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

INAUGURACIÓN DE LA EXPOSICIÓN: “Exhumando fosas, recuperando dignidades”
UNED ALZIRA-VALENCIA (Valencia)

INAUGURA: René Pacheco Vila (Arqueólogo de la ARMH).

DÍA y HORA: 17 de octubre de 2014 a las 19:00 horas

LUGAR: Salón de actos de la UNED (edificio de secretaría, Complejo de la Misericordia).

PROYECCIÓN: Se proyectará el documental Las Cunetas, de Bodo Marcks y Shelina Islam (Duración: 20 minutos).

La muestra, que se desarrollará bajo el título 'Abriendo fosas, recuperando dignidades' cuenta en cinco bloques temáticos el proceso completo desde que un familiar inicia la búsqueda de un ser querido, hasta la entrega de los restos identificados y honrados públicamente.

Para más información: http://valencia.campusuned.net/?p=3936

 

 

FAMILIARES DE FUSILADOS SE OPONEN A LA EXHUMACIÓN DE UNA FOSA

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 

Paco Pimentel, 70 años, lleva desde 2006 investigando, trabajando e intentando desterrar el miedo entre los vecinos de Ronda (Málaga) para recuperar los restos de su abuelo y 1.700 fusilados más en el pueblo, según ha podido documentar.

lamarea.com / OLIVIA CARBALLAR / 14-10-2014

Exhumación en El Álamo (El Madroño, Sevilla), en noviembre de 2011. ARMH

El pasado agosto, la asociación de familiares concluyó las labores de localización de fosas en el cementerio, para cuyos trabajos recibió una subvención de 6.000 euros por parte de la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía. Ahora, este departamento acaba de iniciar los trámites administrativos para comenzar la exhumación de la primera fosa, donde se calcula que puede haber un centenar de personas como mínimo, pero Paco y los demás familiares, tras años esperando este momento, se oponen a esta intervención. Denuncian que la Administración está actuando al margen de ellos y sin su consentimiento. “No tocarán la fosa. No la tocarán sin un plan sensato que permita una exhumación completa y no una foto de políticos con un boquete abierto. No queremos que con nuestros muertos se haga política ni negocio. Tantos años esperando esto, toda una vida luchando, llorando y resulta increíble que ahora nos veamos en la tesitura de tener que oponernos”, dice rotundo Pimentel, que tiene muy presentes los paseos con su abuela en el cementerio, cuando era niño, en busca de su abuelo, Frasquito el bueno, zapatero fusilado el 14 de marzo de 1937.

La Dirección General de Memoria Democrática tiene previsto destinar a este trabajo inicial de exhumación 17.000 euros y asegura que ha ofrecido la máxima colaboración a la asociación. Fuentes del departamento dirigido por IU explican que han intentado hacerles entender que la nueva política de memoria es pública, es decir, es la Administración la que tiene que asumir las exhumaciones: “Somos la única administración pública, junto con algún ayuntamiento y diputación, que está haciendo una política de memoria de acuerdo a las recomendaciones del relator de la ONU y asumiendo un papel que corresponde al Estado. Esta asociación, que tiene todo el derecho del mundo a manifestar su desacuerdo, no asume esta política”, añaden.

La asociación, sin embargo, asegura que acepta y aplaude que sea el Estado el responsable, lo que no comparte es que “quieran restar protagonismo” e incluso “marginar” a las familias en un proceso que han liderado hasta el momento. “Tras las catas, pedimos una subvención en 2013 para iniciar la exhumación y nos la denegaron porque no había dinero. En una asamblea de IU nos informaron de sus intenciones y les mostramos nuestro rechazo, luego nos mandaron una carta y ahora nos enteramos por casualidad de que han publicado en el Boletín Oficial de la Junta un anuncio con el inicio de la exhumación por su cuenta y riesgo. ¿Por qué para actuar ellos sí hay dinero y para hacerlo nosotros no? Con ese dinero, además, es una chapuza lo que quieren hacer. ¿Y luego qué? ¿Y las pruebas de ADN? ¿Dónde se guardan los huesos?”, se pregunta Pimentel indignado. Las exhumaciones de fosas grandes o complicadas, generalmente, llevan años de trabajo.

Ofrenda floral que la asociación realiza cada año en el cementerio de Ronda

La Dirección de Memoria afirma que ese dinero servirá sólo para una primera fase e insiste en que con la nueva política no concederá subvenciones a asociaciones privadas. Según explica, es la Administración, a través de un comité técnico -compuesto actualmente por el director general de memoria, un funcionario de esa dirección, dos representantes de asociaciones y un miembro de la Consejería de Justicia-, la que decide dónde intervenir según varios criterios. En primer lugar, el de urgencia. Por ejemplo, en el caso de un cementerio que vaya a ser desmantelado. Y, en segundo lugar, en función de la situación técnica del proceso. Es decir, se actuará antes en fosas donde las catas estén ya realizadas y se haya formulado la correspondiente denuncia al juzgado que en enterramientos aún sin tocar. En el caso de Ronda, la intervención fue propuesta en una reunión del comité el pasado 12 de marzo, según las actas publicadas en la página web de la Dirección.

En este conflicto, los familiares, de momento, tienen de su parte al Ayuntamiento, gobernado por PP y Partido Andalucista, que no ve nada claro conceder el permiso a la Junta sin el apoyo de los familiares. Según el consistorio, “un tema tan delicado” no puede llevarse a cabo sin ellos. De todas formas, aseguran que la Junta aún tiene que completar la documentación enviada para conceder o no la autorización. Los familiares presentarán alegaciones.

No es la única asociación que muestra su enfado ante esta nueva política de la Dirección de Memoria Democrática, que se verá refrendada en la ley de memoria que está preparando. Tras la publicación del anteproyecto, varios colectivos memorialistas denunciaron que la Administración se arroga la potestad de las exhumaciones pero apartándolos y, lo que ven mucho más grave, incluso pueden ser sancionados si deciden asumir la exhumación ellos mismos, de forma privada, como ha ocurrido en muchos casos hasta ahora, entre otras razones, porque la Administración en general o no ha tenido dinero o sencillamente no los ha escuchado.

 

EL LABORATORIO DE LA MEMORIA HISTÓRICA ABOCADO AL CIERRE POR FALTA DE FONDOS

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 16
MaloBueno 
Los cuatro voluntarios que trabajan gratis no podrán sostener la situación más allá de diciembre. Las instituciones y partidos políticos se desentienden.
 
elplural.com / ANGÉLICA RUBIO / 12-10-2014

El laboratorio que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica  (ARMH) tiene en Ponferrada (León) está abocado al cierre cuando finalice este año porque los cuatro voluntarios que allí trabajan sin cobrar no pueden seguir manteniendo las instalaciones. En este laboratorio se realizan las tareas de limpieza, documentación e identificación de los cadáveres que se encuentras en las fosas de represaliados del franquismo. Hasta el momento ninguna institución, pública o privada, ha mostrado interés por la situación del laboratorio.

Desde el 2000

La Asociación nació en la comarca leonesa de El Bierzo, una de las zonas de España donde más dura fue la represión franquista. Desde su puesta en marcha han realizado más de 150 exhumaciones, gracias en su mayor parte al trabajo gratuito de voluntarios de toda España y también de ciudadanos de otros países. El 26 de diciembre de 2007 entró en vigor la Ley aprobada por José Luis Rodríguez Zapatero para dignificar la memoria de las víctimas del franquismo. Una Ley atacada con una dureza inusitada por parte del PP y de la derecha española, quienes acusaron al Gobierno de querer revivir la Guerra Civil al tiempo que se puso en marcha  una campaña para denunciar los ‘crímenes de los comunistas’. Hasta el año 2010 el Gobierno destinó partidas presupuestarias para la recuperación de la memoria histórica que luego desaparecieron. Los responsables de la Asociación siempre han defendido que exhumar a las víctimas y devolver los restos a sus familiares debería ser una tarea que realizara y asumiera el propio Estado y no solo con subvenciones. Desde que gobierna el PP ni lo uno ni lo otro Ni siquiera se tienen en cuenta las directrices de Naciones Unidas.

Situación crítica

Los cuatro voluntarios que trabajan en el laboratorio perciben el subsidio de desempleo, pero se les agota al concluir el año por lo que tendrán que dedicar todo su tiempo a buscar empleo, “tenemos que comer y subsistir” ha manifestado uno de ellos a ELPLURAL.COM. Se da la circunstancia además de que  ningún laboratorio forense universitario de los que hay en España colabora con ellos. Son públicos, perfectamente podrían realizar las pruebas y además serviría de formación universitaria, pero no hay colaboración. Para realizar la prueba de identificación de ADN tienen que desembolsar 600 euros por prueba y 250 euros más cada vez que sea necesario repetirla. Los últimos casos han podido identificarlos gracias al equipo de antropología forense de Argentina, especializados en la identificación de restos de desaparecidos por su trabajo en Argentina y Chile.
El portavoz del laboratorio relata que actualmente están trabajando para concluir todo el trabajo técnico de los restos exhumados. Pretenden al menos terminar las exhumaciones en las que trabajan ahora en las provincias de León, Lugo y Cádiz, pero probablemente no puedan realizar la prueba de ADN y por tanto no puedan devolver los restos mortales a sus familias.

Campaña de autofinanciación

La ciudad de Ponferrada es conocida en muchos lugares del mundo por ser sede de este laboratorio, sin embargo ni el Ayuntamiento de la ciudad, ni el Consejo Comarcal de El Bierzo, ni la Diputación de León ni la Junta de Castilla y León han otorgado ayuda alguna para que el laboratorio siga funcionando. Los responsables de la Asociación lamentan que en muchos casos las administraciones no colaboran en las exhumaciones y en otros siempre aparece “algún político” que quiere convocar a la prensa y convertir las exhumaciones “en un mitin”, algo a lo que no están dispuestos. La Asociación no se mueve por ideología, sino para que no se olvide y para que muchas familias recuperen al menos los restos de sus seres queridos.
Ante la situación que atraviesa el laboratorio tienen previsto realizar una campaña de captación de socios para poder autofinanciarse y no depender de instituciones. En su página web (www.memoriahistorica.org.es) se facilita ya el formulario de inscripción.

 


Pág. 1 de 16

Donaciones

Síguenos

  • Facebook: Facebook
  • YouTube: Youtube
  • Twitter: Twitter
  • Google Reader: Google +
  • Flickr: Flickr

Tienda de la memoria

Mapa de la memoria


Ver Memoria en un mapa más grande

Destacado

Diez años agujereando el olvido, el silencio, la niebla con la que la dictadura quiso cubrir sus terribles crímenes, los más atroces que pueden cometer algunos seres humanos.

Diez años reapareciendo, recuperando, desolvidando. ayudando a regresar a los desaparecidos, a las desaparecidas, a los que fueron secuestrados, asesinados y abandonados.

Diez años de esfuerzos de mucha gente, de muchos lugares, de testigos que comparten su memoria para señalar cunetas, parajes, espacios en los que las fosas esconden su secreto.

Diez años para aprender, para saber, para conocer la dimensión criminal del franquismo, para entender por qué tuvieron que callar, por qué portaron hasta el presente, en silencio, la memoria que los hacía testigos de delitos atroces, que los amenazaba.