Memoria Histórica

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Banner

SUPRIMIDA LA OFICINA DE VÍCTIMAS DE LA GUERRA CIVIL Y LA DICTADURA

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

El gobierno traspasa sus funciones a la División de Derechos de Gracia y otros Derechos.

Público.es / 02-03-2012

El Gobierno ha aprobado en Consejo de Ministros la supresión de la Oficina de Víctimas de la Guerra Civil y la Dictadura.

Las funciones que venía desempeñando esta oficina pasarán a partir de ahora a depender de la División de Derechos de Gracia y otros Derechos, que depende de la Subsecretaría y se encarga de conceder indultos y títulos nobiliarios.

La oficina se encargaba de facilitar información a asociaciones, administraciones públicas, organismos o particulares sobre materias referidas a la Ley de Memoria Histórica, aprobada en diciembre de 2007, que vino a reconocer y ampliar derechos, así como establecer medidas a favor de "quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura". La Ley otorgó a las administraciones un papel colaborador en la búsqueda de los cientos de miles de fusilados bajo las cunetas y los bordes de las tapias de los cementerios.

Una de las medidas de más calado de la oficina fue la elaboración de un mapa de fosas,  en el que se indicaba dónde se localizan los restos de las víctimas de la guerra civil y la dictadura franquista. También incluía un protocolo de actuación científica para la realización de las exhumaciones. El mapa de fosas se puede consultar en internet, en una página web dedicada a la Ley de Memoria Histórica.

http://www.publico.es/espana/424662/suprimida-la-oficina-de-victimas-de-la-guerra-civil-y-la-dictadura

 

No puede añadir comentarios

Donaciones

Síguenos

  • Facebook: Facebook
  • YouTube: Youtube
  • Twitter: Twitter
  • Google Reader: Google +
  • Flickr: Flickr

Tienda de la memoria

Mapa de la memoria


Ver Memoria en un mapa más grande

Items relacionados


Destacado

Diez años agujereando el olvido, el silencio, la niebla con la que la dictadura quiso cubrir sus terribles crímenes, los más atroces que pueden cometer algunos seres humanos.

Diez años reapareciendo, recuperando, desolvidando. ayudando a regresar a los desaparecidos, a las desaparecidas, a los que fueron secuestrados, asesinados y abandonados.

Diez años de esfuerzos de mucha gente, de muchos lugares, de testigos que comparten su memoria para señalar cunetas, parajes, espacios en los que las fosas esconden su secreto.

Diez años para aprender, para saber, para conocer la dimensión criminal del franquismo, para entender por qué tuvieron que callar, por qué portaron hasta el presente, en silencio, la memoria que los hacía testigos de delitos atroces, que los amenazaba.