Memoria Histórica

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Banner

VÍCTIMAS RATIFICAN DENUNCIA EN ARGENTINA

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

La causa se abrió en 2010, pero la jueza entendió que no tenía jurisdicción. Ahora recibió el impulso de la Cámara Federal porteña, bajo el principio de “Justicia Universal”.

La Mañana de Córdoba / 24-04-2012

BUENOS AIRES.- Cuatro ex presos políticos de la dictadura de Francisco Franco en España, ratificaron sus denuncias por delitos de lesa humanidad cometidos en su contra, en la causa abierta en Argentina a cargo de la jueza federal María Servini de Cubría, quien proyecta viajar a ese país a mitad de año para recabar más testimonios.

«se abrió una grieta en un muro de impunidad del franquismo instituido en nuestro país, apoyado por la judicatura de allí y los medios que aplaudían que la justicia española interviniera a nivel internacional pero se negara a levantar la alfombra y ver que había debajo en nuestro país», explicó a Télam José María Galante Serrano, uno de los cuatro españoles que ratificó la denuncia y pide sumarse como querellante en el caso.

La causa por los crímenes cometidos durante la dictadura de Franco se abrió en el país en el 2010, pero fue cerrada por Servini al entender que el país no tenía jurisdicción para intervenir. Sin embargo, se reabrió por orden de la Cámara Federal porteña en base al principio de «justicia universal», por entender que los crímenes no habían sido juzgados en el país donde se cometieron.

Ante esto la magistrada libró en diciembre pasado un exhorto a España pidiendo al gobierno de ese país nombres y direcciones de ex funcionarios y miembros de fuerzas de seguridad del franquismo aún vivos y que podrían ser futuros imputados, algo que aún no tuvo respuesta. Más allá de eso, la jueza citó a cuatro de los denunciantes a ratificar la denuncia y viajaron desde España Galante Serrano junto a Manuel Blanco Chivite, Josu Ibargutxi y Sabin Arana Bilbao, mientras que para mediados de año Servini prevé ir a ese país en busca de más testimonios de ex presos de la dictadura franquista, y recorrer algunos lugares donde ocurrieron detenciones ilegales, torturas y fusilamientos.

En la audiencia se entregó a Servini un CD con copias de fallos judiciales de la época donde figuran nombre de jueces y miembros de fuerzas de seguridad que habrían sido cómplices de las violaciones a los derechos humanos además de unos 60 casos recopilados para sumar a la pesquisa.
Galante Serrano, que pertenece al colectivo «La Comuna», que agrupa a ex presos políticos del franquismo en su última etapa, sostuvo que «la idea es que nuestro país debe responder por centenares de miles de personas y por fosas comunes a las que aún no hemos tenido acceso».

«Los presos del franquismo seguimos sin existir, sin que a nuestros verdugos se les pueda pedir responsabilidades porque la judicatura española es impresentable, pasó de la dictadura a la democracia intacta», agregó al recordar que el único juez que abrió una causa, Baltazar Garzón, fue inhabilitado para ejercer por haber ordenado escuchas telefónicas consideradas ilegales en una causa por corrupción.

Entre los casos entregados a Servini de Cubría está el de José Humberto Baena, fusilado el 27 de septiembre de 1975 y cuya hermana pide ser querellante y el de Salvador Puig Antich, asesinado en 1974, y con familia, que también requiere ser tenida como acusadora en la causa.

http://www.lmcordoba.com.ar/nota.php?ni=89900

 

No puede añadir comentarios

Donaciones

Síguenos

  • Facebook: Facebook
  • YouTube: Youtube
  • Twitter: Twitter
  • Google Reader: Google +
  • Flickr: Flickr

Tienda de la memoria

Mapa de la memoria


Ver Memoria en un mapa más grande

Items relacionados


Destacado

Diez años agujereando el olvido, el silencio, la niebla con la que la dictadura quiso cubrir sus terribles crímenes, los más atroces que pueden cometer algunos seres humanos.

Diez años reapareciendo, recuperando, desolvidando. ayudando a regresar a los desaparecidos, a las desaparecidas, a los que fueron secuestrados, asesinados y abandonados.

Diez años de esfuerzos de mucha gente, de muchos lugares, de testigos que comparten su memoria para señalar cunetas, parajes, espacios en los que las fosas esconden su secreto.

Diez años para aprender, para saber, para conocer la dimensión criminal del franquismo, para entender por qué tuvieron que callar, por qué portaron hasta el presente, en silencio, la memoria que los hacía testigos de delitos atroces, que los amenazaba.