Memoria Histórica

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Banner

TEBA REABRE LA SEGUNDA MAYOR FOSA COMÚN DE LA GUERRA CIVIL

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 18
MaloBueno 

La sepultura colectiva contiene 125 cuerpos, tres de ellos de mujeres.

El País / FERNANDO J. PÉREZ / 02-05-2012

El cementerio de Santo Toribio de Teba (Málaga, 4.300 habitantes) a los pies del imponente castillo de la Estrella, del siglo X, es un reflejo funerario de las dos Españas. En el centro del recinto, tras pasar el arco de medio punto de la entrada, destaca un conjunto formado por una docena de tumbas. Las lápidas, de mármol blanco, son de agosto y septiembre de 1936. En ellas se puede leer el nombre del difunto y la siguiente inscripción: “Vilmente asesinado por los enemigos de Dios”. Otras sepulturas hacen referencia a los “sin Dios” o a las “hordas marxistas”.

Veinte metros al sur del ordenado panteón de las víctimas pertenecientes al bando nacional, un grupo de arqueólogos trabaja en la que se considera la segunda mayor fosa común de simpatizantes republicanos de la Guerra Civil y del franquismo. A ella fueron arrojados 125 vecinos de Teba entre octubre de 1936, cuando las tropas de Franco entraron en el pueblo, y 1949, último año registrado en el archivo municipal. Ya se han recuperado 35 cuerpos.

La fosa mide unos 25 metros de largo por dos de ancho. Con la ayuda de una navaja y de una pequeña brocha, los arqueólogos delimitan con paciencia los cadáveres. El mimo que ponen en su trabajo contrasta con la brutalidad con la que los fusilados fueron enterrados, unos encima de otros sin orden ni concierto. “En otras fosas, como en el cementerio de San Rafael de Málaga [la mayor fosa común abierta hasta ahora, con 4.300 cadáveres] los cuerpos estaban alineados. Aquí están apiñados sin control ni miramientos. No sé si por las prisas o por el propio odio de quienes los mataron”, describe Cristóbal Alcántara, uno de los arqueólogos que participa en la exhumación, emprendida por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Antequera y Comarca con una subvención de 60.000 euros.

Los asesinos no se molestaron en registrar a sus víctimas, y entre los restos humanos se han hallado numerosos objetos personales, como mecheros, monedas o medallas de la Virgen del Carmen, patrona de la localidad.

Al igual que sucedió durante la llamada Reconquista en la Edad Media, Teba, a unos 60 kilómetros al norte de Málaga capital, estaba atravesada por una de las líneas del frente sur de la Guerra Civil. El 23 de febrero de 1937, cuando el frente ya se había roto y las tropas de Queipo de Llano ya habían entrado a sangre y fuego en la capital, sucedió lo que en el pueblo se conoce como “la noche de los ochenta”.

Esa noche, los falangistas vaciaron las dos cárceles improvisadas en las que habían ido encerrando a los vecinos —ferroviarios, maestros, peones camineros— que regresaron al pueblo confiados en las proclamas que prometían perdón a quienes no tuvieran delitos de sangre. En grupos de diez, los fusilaron en las tapias del cementerio y los tiraron a la fosa. Entre los 83 asesinados esa noche había tres mujeres. “Una de ellas, de 22 años estaba embarazada de siete meses. Su delito fue sacar la bandera republicana el 1 de mayo”, cuenta José Camarena, un vecino de Teba que trabaja en la excavación.

http://politica.elpais.com/politica/2012/05/02/actualidad/1335958466_081117.html

 

No puede añadir comentarios

Donaciones

Síguenos

  • Facebook: Facebook
  • YouTube: Youtube
  • Twitter: Twitter
  • Google Reader: Google +
  • Flickr: Flickr

Tienda de la memoria

Mapa de la memoria


Ver Memoria en un mapa más grande

Items relacionados


Destacado

Diez años agujereando el olvido, el silencio, la niebla con la que la dictadura quiso cubrir sus terribles crímenes, los más atroces que pueden cometer algunos seres humanos.

Diez años reapareciendo, recuperando, desolvidando. ayudando a regresar a los desaparecidos, a las desaparecidas, a los que fueron secuestrados, asesinados y abandonados.

Diez años de esfuerzos de mucha gente, de muchos lugares, de testigos que comparten su memoria para señalar cunetas, parajes, espacios en los que las fosas esconden su secreto.

Diez años para aprender, para saber, para conocer la dimensión criminal del franquismo, para entender por qué tuvieron que callar, por qué portaron hasta el presente, en silencio, la memoria que los hacía testigos de delitos atroces, que los amenazaba.