Memoria Histórica

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Banner
Memoria Histórica

DOS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO DECLARAN POR PRIMERA VEZ EN UN JUZGADO DE MALLORCA

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

La presidenta de la Asociación Memoria de Mallorca, Maria Antònia Oliver, ha destacado la importancia de las comparecencias porque es la primera vez que dos víctimas han podido declarar directamente en una sede judicial española.

Público.es / EFE / 19-06-2014

Concentración de víctimas del franquismo delante de la Audiencia Nacional.EFE

Dos hijas de víctimas de desapariciones forzosas ocurridas en 1936 y 1937 en Mallorca han prestado hoy declaración en un Juzgado de Instrucción de Manacor por la llamada querella argentina contra los crímenes del franquismo, en la primera ocasión que pueden relatar sus casos ante la Justicia española.

La presidenta de la Asociación Memoria de Mallorca, Maria Antònia Oliver, ha destacado la importancia de las comparecencias porque suponen que por primera vez dos víctimas han podido declarar directamente en una sede judicial española, en sus propios juzgados territoriales, sin necesidad de hacerlo por vídeo-conferencia o desplazándose a Buenos Aires y sin la asistencia de la juez que inició e instruye actualmente la causa en Argentina.

Según Oliver, "esto significa que la justicia española está colaborando y abre el camino para seguir el proceso" en España. "Por primera vez víctimas del franquismo pueden declarar ante la Justicia española por lo ocurrido y esto es importantísimo", ha insistido.

La Asociación Memoria de Mallorca forma parte de la coordinadora estatal de apoyo a la querella argentina (CEAQUA) contra los crímenes del franquismo, que se tramita en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal número 1 de Argentina, cuya titular es la jueza María Servini de Cubría.

La primera en prestar declaración ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Manacor, en labores de auxilio judicial internacional, ha sido Catalina Moyá, hija de Baltasar Moyá Bauzá, militante del Partido Socialista de Capdepera que fue detenido en 1936 y desapareció unos meses después. Catalina Moyá ha relatado sus recuerdos y lo que le contó su madre acerca de lo ocurrido a su padre. "Mis recuerdos son que vinieron a buscarlo cuatro falangistas y se lo llevaron. Mi madre estuvo un mes sin tener noticias suyas y luego supo que estaba detenido en el barco de Jaime I, en el puerto de Palma", ha dicho.

"Mis recuerdos son que vinieron a buscarlo cuatro falangistas y se lo llevaron"

La mujer, tras prestar declaración, ha contado también que a su padre "después lo pasaron a la cárcel, al almacén de maderas apodado Can Mir en Palma". "Decían que lo pusieron en libertad el 15 de enero del 37, pero la libertad fue que por la noche lo asesinaron", ha afirmado. La hija del desaparecido ha explicado que creen que fue enterrado en una fosa del cementerio de Porreres.

Catalina Moyá confía en que este proceso judicial le permita: "conseguir abrir la fosa de Porreres donde están los restos de mi padre para poder enterrarlos de manera digna junto a los de mi madre". "Tengo esperanzas de conseguirlo", ha expresado.

Posteriormente ha prestado declaración Francisca Mas, hija de Joan Mas, de Izquierda Republicana, que fue el último alcalde republicano de Montuïri. Detenido en su domicilio y asesinado en Palma en setiembre de 1936, fue enterrado en las fosas comunes del cementerio de Palma.

Maria Antònia Oliver ha explicado que la voluntad de las dos mujeres que han declarado y de otras víctimas del franquismo es "conocer la verdad y recuperar los restos de sus familiares". "Poder declarar ante la justicia y conocer la verdad ya es una reparación", ha subrayado Oliver.

Otra víctima ha sido citada a declarar el día 27, en el Juzgado de Instrucción número 4 de Palma en este mismo proceso.

Estas declaraciones derivan de la querella interpuesta en 2010 ante el Tribunal Oral Federal de Argentina, creado especialmente para la defensa de los Derechos Humanos, por parte de un grupo de exiliados españoles por los crímenes cometidos por el franquismo.

 

EL CONCIERTO HOMENAJE A LOS REPUBLICANOS EN 2004

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

Más de 700 víctimas del franquismo fueron reconocidas por su lucha por la democracia en la ciudad madrileña de Rivas-Vaciamadrid. Durante todo el día de hoy Público ofrece la posibilidad de visionar este evento.

Público.es / 18-06-2014

 

Llegados de todos los puntos de España, hombres y mujeres que lucharon por la democracia, que combatieron la dictadura y que fueron víctima de ella, vivieron un día de reconocimiento popular en la población madrileña de Rivas-Vaciamadrid el 24 de junio de 2004.

Organizado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), con la colaboración del Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid y la Fundación Contamíname, 741 personas, que lucharon por la democracia nacida en la II República en 1931, recibieron el primer gran homenaje, en forma de conciertos y lecturas, desde la llegada de la democracia.

En el acto estuvieron presentes republicanos torturados, encarcelados y exiliados durante la dictadura, milicianos que lucharon en la Guerra Civil, al igual que familiares de desaparecidos e incluso asistieron dos brigadistas internacionales.

Un concierto homenaje en el que cantaron Manuel Ríos, Bebe, Ismael Serrano, José Antonio Labordeta, Pedro Guerra, Lluís Llach, Ana Belén o Victor Manuel; y en el que Almudena Grandes, Rosa Regás, Luis García Montero, José Sacristán, Pilar Bardem, Carlos Elordi o Manuel Rivas aprovecharon la ocasión para leer poemas y extractos de libros en honor a los republicanos.

Un día muy emocionante para los homenajeados. "Vamos a morir pronto y hay cosas que no se saben"

Aquel 25 de junio de 2004, en el que participaron 150 de voluntarios para ayudar a los homenajeados, fue un día de liberación. Para poder contar todo lo que nunca nadie había escuchado. "Vamos a morir pronto y hay cosas que no se saben", recuerda a Público David Domínguez, uno de los voluntarios que participaron en aquella jornada de reconocimiento a los mayores republicanos.

Tania Sánchez Melero, diputada de IU en la Asamblea de Madrid, recuerda a Público la intensidad sentimental que invadió durante todo el evento, tanto por el público y artistas, pero sobretodo por parte de los homenajeados. "Ellos se encontraban muy emocionados, por el acto, por el trato, pero ante todo por tener la oportunidad de contarles a todos sus historias", rememora Sánchez.

"Fue un día muy emocionante, un acto de reparación, de justicia simbólica. Tras muchos años sin que ninguna institución pública les haya hecho ningún reconomiento, sufriendo en silencio", cuenta Emilio Silva, presidente de ARMH. "Había pantallas a los lados del escenario y durante toda la noche se proyectaron más de 600 fotografías de desaparecidos... y allí estaban los hijos viendo las fotos de sus padres".

"Fue un acto de reparación tras muchos años sin que ninguna institución pública les hiciera un reconomiento"

Silva recuerda que la emoción de los homenajeados tenía como razón la falta de reconocimiento en toda su vida. "Después de años sin ningún homenajes, estaban eufóricos. Por ejemplo, los republicanos que vinieron juntos desde Sevilla, toda el viaje de vuelta lo hicieron cantando de lo emocionados que se encontraban".

El presidente de ARMH insiste en lo importante que fue el homenaje para todos los invitados. "Unos llegaron a congelar como recuerdo la comida que les teníamos preparada. Pero otro hombre se puso llorar cuando le dije que nosotros le invitábamos y pagábamos el hotel. Nunca nadie le había hecho un reconocimiento como este", finaliza Silva.

Durante todo el día de hoy Público ofrecerá la posibilidad de ver el concierto homenaje a los republicanos celebrado el 24 de junio de 2004.

 

ANA MESSUTI: "NO TODOS LOS JUECES ESPAÑOLES CIERRAN LOS OJOS ANTE LOS CRÍMENES DEL FRANQUISMO"

E-mail Imprimir PDF
Ana Messuti: Abogada de la víctimas del franquismo en la querella argentina.

La abogada Ana Messuti explica la importancia de la visita de la jueza argentina María Servini al Estado español para tomar declaración a familiares y víctimas de la represión franquista.

diagonalperiodico.net / MARÍA JOSÉ ESTESO POVES / 16-06-2014

Ana Messuti, a la derecha, junto a Teresa Álvarez, una de las víctimas que declaró el 29 de mayo en la Audiencia Nacional. / Dani Gago / DISO Press.

La jueza argentina María Servini de Cubría visitó España entre los días 18 y 30 de mayo. Servini ha recogido el testimonio de varias víctimas del franquismo que, por edad u otras razones, no han podido desplazarse a Argentina para prestar declaración en la causa contra los crímenes del franquismo que se sigue en este país. La jueza ha tomado declaración a personas del País Vasco, Andalucía y Madrid.

Aunque el Gobierno español no admite que se juzguen estos crímenes y ha negado la extradicción a Argentina de dos torturadores, el juez de la Audiencia Nacional Fer­nan­do Andreu ha abierto una brecha importante al colaborar con la jueza Servini el pasado 29 de mayo. Ana Messuti, abogada de la querella argentina, valora el desarrollo de la causa contra el franquismo.

¿Cómo valora la visita de la jueza Servini a España?

Es un acontecimiento muy positivo. No sólo porque el viaje anterior, no realizado, había creado muchas expectativas, sino por el interés que la jueza manifiesta al realizarlo. Las declaraciones que ha escuchado, la colaboración de los juzgados locales y la participación de los jueces, que han interrogado ellos mismos a los declarantes, revelan que no todos los jueces españoles cierran los ojos ante la necesidad de investigar los crímenes del período franquista.

¿Qué supone que el juez Fer­nan­do Andreu haya participado junto a la jueza argentina en el interrogatorio a dos víctimas?

Es muy significativo que un juez del alto órgano judicial, que había interrumpido las investigaciones de Garzón, participe en el interrogatorio a las víctimas. Al mismo tiempo, que sea la Audiencia Nacional, que hace unos días negó la extradición de dos presuntos torturadores solicitada por la misma jueza, sólo puede leerse como un cambio positivo y como un gesto de apertura frente a la causa argentina.

¿Cuál es su papel en la querella argentina y qué está suponiendo para usted la defensa de las víctimas del franquismo como abogada y como persona que tuvo que huir de la represión en Argentina?

Integro el equipo de abogados que lleva adelante la causa argentina, incluso desde antes de la elaboración de la querella inicial. Me ocupo del contacto con los querellantes –me consultan personalmente siempre que la distancia lo permite– y de la redacción de sus querellas. También voy a los lugares donde me invitan las asociaciones de memoria histórica y explico lo relativo a la causa.

Como persona, este trabajo no puede dejar de afectarme. Los relatos que escucho desde que lo he comenzado, cuatro años atrás, son historias de dolor, de mucho sufrimiento, y en lugar de volverte insensible, te sensibilizas cada vez más... Las víctimas me han enseñado mucho más respecto a la justicia que las aulas universitarias. 

"Algunos buscan recuperar los restos de sus padres y abuelos, otros
buscan a los hijos o hermanos que les han robado, otros esperan que sean
juzgados aquellos que los han torturado, o aquellos que han condenado a
muerte a sus familiares"

 Por otra parte, siempre aclaro que no he sufrido la represión porque pude salir de mi país a tiempo. No me gusta atribuirme 'méritos' que no tengo. Aunque esa salida no haya sido ningún paseo y mi vida, y la de mi familia, haya tenido que cambiar de rumbo totalmente.

¿Qué aspectos le han impresionado más durante la elaboración de las querellas de las víctimas?

Lo que más me impresiona es esa necesidad de justicia que perdura a través del tiempo, expresada en tan diversas formas, por las víctimas. Cada una, según aquello que ha sufrido, persigue un objetivo distinto, pero todas se dirigen a un mismo lugar: la justicia penal.

Sin entrar a valorar los distintos grados de sufrimiento, las distintas formas de victimación: desapariciones forzadas ( los célebres "paseos"), fusilamientos, trabajo esclavo, robo de niños, maltratos en preventorios, prisión en condiciones terribles, exilio y muertes en campos de concentración nazis, torturas...

Entre las víctimas, algunas buscan recuperar los restos de sus padres y abuelos, otros buscan a los hijos o hermanos que les han robado, otros esperan que sean juzgados aquellos que los han torturado, o aquellos que han condenado a muerte a sus familiares o amigos en un marco de procedimientos y leyes manifiestamente abusivos e injustos. Son varios los significados que tiene la palabra justicia en esta causa. Y esos diversos significados nos enseñan a los juristas mucho más acerca de lo qué es la justicia que todas las definiciones que podamos haber estudiado en las universidades. Porque evidentemente no hay nadie que sepa mejor lo que es la justicia que quien ha sufrido la injusticia.

También me ha impresionado la fe que manifiestan los querellantes en lo que un tribunal penal puede darles, aunque se encuentre a miles de kilómetros de distancia. Y eso es otro elemento notable: no les cabe duda alguna de que deben dirigirse a un tribunal penal, al foro que se ocupa de los crímenes. No han sido víctimas de un terremoto o de alguna otra catástrofe natural; han sido víctimas de crímenes de lesa humanidad, de crímenes que constituyen genocidio.

He hablado de víctimas, porque es el término que solemos emplear: pero hay muchos querellantes que prefieren evitarlo y que los llamen represaliados, debido a una posible connotación pasiva de la palabra víctima. Sin embargo, cuando la víctima se convierte en querellante o denunciante, ya ha dejado de ser pasiva y asume un papel en la justicia, se hace sentir, y comparte en el espacio social y jurídico su vivencia de la injusticia.

Ha sido fundamental para la buena marcha del proceso el movimiento social generado en torno a la causa, que se ha canalizado, a través de las asociaciones regionales o de víctimas de determinados delitos, en Plataformas regionales, que a su vez participan en una Coordinadora estatal de apoyo a la Querella Argentina contra crímenes del franquismo (CeAQUA).

¿Qué  ha supuesto para las víctimas y sus familiares la querella argentina?

Tendría que responder en presente continuo: qué supone, qué está suponiendo. La querella es un proceso que les ha permitido salir del silencio que les ha impuesto la justicia española. Desde el momento mismo en que se presentan, que van rememorando la historia familiar o la propia, se nota un gran esfuerzo emocional, además del esfuerzo práctico que supone reunir los documentos necesarios.

"Desde el mismo momento en que han contado su historia, en que la han verbalizado ante quien redactará su querella, respiran con alivio"

Pero también desde el mismo momento en que han contado su historia, en que la han verbalizado ante quien redactará su querella, respiran con alivio. Más grande y notable aún es el alivio que han sentido quienes han prestado declaración ante el Juzgado en Buenos Aires, directamente o mediante teleconferencia. Hay algo de catarsis en estas experiencias.

Por otra parte, las víctimas directas han podido asistir a procedimientos de extradición en los que los imputados de torturas tuvieron que comparecer ante la Audiencia nacional. Es cierto que no se ha concedido la extradición, pero esas comparecencias, que se producían por primera vez, ante un tribunal de justicia han tenido un asomo de reparación para las víctimas.

También han asistido a la visita de la jueza encargada de la causa, que ha viajado desde la Argentina para tomar declaraciones a las víctimas que tenían dificultades para desplazarse y para responder a las invitaciones que le habían cursado diversas instituciones del Estado español. Pero aún más importante, algunas víctimas han declarado ante jueces españoles, que por primera vez tomaban declaraciones por los crímenes del franquismo. Si bien esto se hacía en respuesta a las comisiones rogatorias expedidas por la jueza argentina, no puede dejar de considerarse una buena señal de la disposición de esos magistrados de cumplir las obligaciones internacionales contraídas por España. Y uno de esos magistrados pertenece a la Audiencia Nacional…

Acaba de publicar Un deber ineludible. La obligación del Estado de perseguir penalmente los crímenes internacionales. ¿Qué opina de la última reforma del Gobierno del PP sobre la aplicación de la jurisdicción internacional en España?

En ese libro que, salvo algunas modificaciones, ha sido mi tesis doctoral en la Universidad de Salamanca, intento demostrar que los Estados tienen la obligación, no la facultad solamente sino la obligación, de investigar y juzgar (es lo que denota la expresión  "perseguir penalmente") los crímenes contra la humanidad y el genocidio. Por lo tanto, la reforma me parece la manifestación legislativa del incumplimiento de esa obligación internacional.

¿Podemos afirmar que los crímenes del franquismo acabarán siendo juzgados?

Nunca lo he dudado. Serán los jueces del lugar donde los crímenes se han cometido quienes, en última instancia, se encargarán de juzgarlos.

 

LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO LLEVARÁN AL DIPUTADO RAFAEL HERNANDO HASTA EL CONSTITUCIONAL

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 

El diputado del PP aseguró que "las víctimas se acordaban de sus padres cuando había subvenciones"

La asociación para la recuperación de la Memoria Histórica ha anunciado que demandará ante el Tribunal Constitucional el archivo por parte del Tribunal Supremo de la querella presentada por un familiar de un desaparecido por las declaraciones del diputado del PP Rafael Hernando, quien aseguró que "las víctimas se acordaban de sus padres cuando había subvenciones".

Cadena Ser / JAVIER ÁLVAREZ / 16-06-2014

Rafael Hernando, en una imagen de archivo en la sede del PP- (EFE)

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) presentará ante el Tribunal Constitucional un recurso de amparo. Su objetivo es recurrir la decisión del Tribunal Supremo de archivar la denuncia de la ARMH contra el diputado del Partido Popular, Rafael Hernando, que afirmó en un debate de la cadena 13Tv que: "Algunos se han acordado de su padre, parece ser, cuando había subvenciones para encontrarlos".

La denuncia fue presentada por Ascensión Mendieta, hija de un desaparecido en Guadalajara, quien desde hace años busca los restos de su padre y tuvo que viajar hasta Buenos Aires para poder declarar ante la jueza argentina, María Servini de Cubría.

Archivo del Supremo

El Supremo archivó la denuncia con el argumento de que el diputado llevó a cabo las declaraciones dentro de las posibilidades que permite su libertad de opinión y expresión. Pero la asociación considera que se trata de una afirmación en la que Hernando informaba de un supuesto hecho, de carácter injurioso, sin aportar opiniones ni prueba alguna de las acusaciones que vierte sobre el colectivo de hijos de víctimas de la dictadura franquista.

En las alegaciones de su querella, la ARMH explicaba que jamás una víctima del franquismo ha recibido una subvención. El dinero destinado desde el Ministerio de Presidencia, entre 2007 y 2011, iba destinado a la financiación de proyectos y en ningún caso a la cuenta corriente del familiar de un desaparecido.

 

EL TURISMO SE LLEVA MAL CON LA MEMORIA HISTÓRICA

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

La página web de reservas Booking.com prefiere reembolsar el coste de dos noches en el Parador de León antes que publicar un comentario en el que se indica que fue campo de concentración durante la Guerra Civil.

El turista alemán que formuló la queja ha donado los 396 euros que le costó la estancia a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica.

eldiario.es / ELENA CABRERA / 14-06-2014

El Hostal San Marcos de León ha sido convento, hospital, prisión, museo y campo de concentración. Foto: Antramir. CC.

Cuando el alemán Wilfried Stuckmann y su esposa recorrían el norte de España en un viaje de turismo, llegaron a León el 17 de abril. Habían reservado dos noches en el impresionante Parador Nacional. El primer día recorrieron la ciudad, observaron las procesiones de Semana Santa y tomaron una copa en la Plaza Mayor, todo iba bien. En la tarde del segundo día se quedaron, en sus propias palabras, "conmocionados".

El Parador de León está ubicado en un edificio imponente, el convento de San Marcos, que comenzó a construirse en el siglo XVI. Detrás de su hermosa fachada plateresca y su balconada barroca se esconden salones, un claustro, la iglesia, estancias cerradas pertenecientes a la antigua ubicación del Museo de León y las instalaciones del Parador de Turismo, un hotel de cinco estrellas espectacular que es en sí mismo un viaje en el tiempo.

"Visitamos el claustro", recuerda Stuckmann, "donde encontramos señales con explicaciones sobre la historia del Hostal San Marcos. En la parte de atrás del claustro había tres carteles que contaban que el Hostal había sido un campo de concentración entre los años 1936 y 1940". Stuckmann había realizado su reserva en la página Booking.com, donde había leído que se trataba de un edificio histórico renacentista, pero ninguna alusión a su uso durante la Guerra Civil española.

Un cartel explicativo del pasado del Hostal San Marcos como campo de concentración, situado en el claustro del edificio. Foto: Wilfried Stuckmann.

La descripción de Booking.com se detiene en los "tapices y muebles antiguos" pero no hay ninguna mención al pasado histórico del edificio, que no es únicamente la de campo de concentración y prisión militar franquista, sino que fue también la sede principal de la Orden Militar de Santiago y la cárcel donde Quevedo pasó cuatro años recluido, tres episodios que sí cuenta Paradores en su página web, además de hospital y otros muchos usos. Ramón Ongil, director de comunicación de Paradores, explica que hay una visita guiada por el edificio en el que se cuenta lo mismo que señala su web, que efectivamente fue campo de concentración para los presos republicanos.

"No sabíamos nada de eso y nos quedamos en shock. Nunca habríamos planeado pasar la noche en un lugar como ese. Lo que sé de la Guerra Civil española es que fue ganada por Franco con la ayuda de los nazis alemanes. Por lo tanto, la Guerra Civil es parte de la historia de Alemania y siempre siento la obligación de tener en mente la historia", explica Stuckmann a eldiario.es sobre los motivos que le llevaron a poner una queja a la agencia de reservas Booking.com.

Al llegar a casa, Wilfried Suckmann quiso dejar un comentario en la página del Parador de León de Booking.com. En él explicaba su decepción ante la falta de información histórica y su sensibilidad al respecto, pero el comentario nunca fue publicado. Después de varias quejas al servicio de atención al cliente, le dijeron que no lo harían pero le ofrecieron un reembolso de las dos noches de hotel: 396 euros.

Temas sensibles

André Manning, jefe de Relaciones Públicas de Booking.com, explica a eldiario.es que su política de moderación de comentarios impide alusiones a las guerras. "No está señalado en nuestra guía para los comentarios, pero al tratarse de un tema muy sensible es una regla general", indica. " No chequeamos la historia de nuestros hoteles así que puede ocurrir que alguno de ellos posea alguna que desconozcamos, como es el caso", añade.

En una de sus primeras respuestas a Stuckmann, la página web de reservas le indicó que si publicaban ese comentario, el hotel les obligaría a borrarlo. No obstante, desde Paradores indican que no entran en la política de Booking, siendo este uno de tantos operadores con los que trabajan.

"Habría preferido que la agencia publicara mi comentario en lugar de devolverme el dinero", admite el cliente, que califica esta política de "censura". "La información es la base de la memoria y la reconciliación. Ocultar el pasado es igual a negarlo. Si Booking.com o el hotel ayudan a esconder la verdad, son culpables de cara a la víctimas, lo mismo que sus clientes", opina Stuckmann.

"Cuando la agencia me ofreció un reembolso por haber dormido en un campo de concentración, de nuevo nos chocó. Al principio no sabía qué hacer. Aceptarlo me parecía muy cínico. Pero mis hijos me dieron un consejo, la oportunidad de donar esa cantidad a una organización que dedicara su trabajo a la memoria histórica de los crímenes de la Guerra Civil". Wilfried buscó por Internet, localizó la web de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), cuya sede está también en la provincia de León, y les envió el dinero.

 


Pág. 6 de 9

Donaciones

Síguenos

  • Facebook: Facebook
  • YouTube: Youtube
  • Twitter: Twitter
  • Google Reader: Google +
  • Flickr: Flickr

Tienda de la memoria

Mapa de la memoria


Ver Memoria en un mapa más grande

Destacado

Diez años agujereando el olvido, el silencio, la niebla con la que la dictadura quiso cubrir sus terribles crímenes, los más atroces que pueden cometer algunos seres humanos.

Diez años reapareciendo, recuperando, desolvidando. ayudando a regresar a los desaparecidos, a las desaparecidas, a los que fueron secuestrados, asesinados y abandonados.

Diez años de esfuerzos de mucha gente, de muchos lugares, de testigos que comparten su memoria para señalar cunetas, parajes, espacios en los que las fosas esconden su secreto.

Diez años para aprender, para saber, para conocer la dimensión criminal del franquismo, para entender por qué tuvieron que callar, por qué portaron hasta el presente, en silencio, la memoria que los hacía testigos de delitos atroces, que los amenazaba.